Impacto culinario: sopaipilla con mechada y palta.


Por lo general no acostumbro a degustar platos del comercio alimentario “informal”, pero de vez en cuando no es malo salirse de nuestros típicos parámetros y descubrir nuevas cosas.

Hace mucho tiempo me tentaban y a pesar de ser un producto bastante típico en el paladar de los estudiantes, nunca quise arriesgarme; nunca quise salir de mi plato de oro en los que abundan los camarones, el caviar o langostas. Sin embargo, aquél momento llegó.

Junto con un grupo de compañeros nos dirigimos hacia lo que llamo “la ruta gastronómica del estudiante” en la que abundan esos típicos carros de comida a las afueras del campus en donde estudio. Nunca me llamaron la atención porque siempre es lo mismo: papas fritas, sopaipillas, más papas fritas y sandwiches. En fin, caí.

Como ya mencioné nos dirigimos a un sector en donde abundan estos típicos carritos de comida a las afueras de mi universidad y nos acercamos a uno particularmete azul. En seguida me causó algo de rechazo ya que no comercializaban bebidas de The Coca-Cola Company, y para más remate, sólo habían Pepsi, pero como no iba a beber nada, solo a degustar alguna cosa que me llamara la atención, omití dicho hecho.

Una persona del grupo nos recomendó con mucho ahínco que probáramos “sopaipillas con mechada”. QUÉ?! EXISTE ALGO ASÍ?!! Me causó mucha curiosidad, por lo que me dirigí al señor del carrito a solicitarle mi pedido. Me recibió el dinero, $500, muy barato, y luego él mismo se puso a preparar el producto. Si bien el Servicio de Salud y la lógica nos dice que una persona que maneja dinero no debería preparar los alimenos por el tema de las infecciones, no le di importancia al tema. Cuántas veces en nuestras casas nos saltamos todas esas normas de higiene? cuántos han muerto por alguna cosa así? Nadie que yo sepa.

Al cabo de 2 minutos, ya tenía mi manjar en mis manos, sobre una toalla nova. Constaba de la sopaipilla, una capa de pasta de palta y carme mechada esparcida sobre ella. Lo bueno de la palta es que, aparte de su gran y maravilloso sabor, es que le daba agarre a la carne. Muy bien pensado. Además decidí agregarle mostaza para darle más intensidad al sabor. Dejé de lado el Ketchup porque mata un poco los sabores fuertes, además de que es dulce y no combinaría mucho con los demás ingredientes.

Una primera mascada fue suficiente para darle una puntuación de 10/10. El sabor era preciso. La palta, de dudosa procedencia era suave y estaba en la cantidad justa, la carne ni seca pero tampoco goteaba y la sopaipilla esponjosa y sin el típico aceite que absorven estas masas. Lo mejor de todo, es que a pesar de este acontecimiento fue a temprana hora en la mañana, no necesité ir por más alimento durante la jornada de clases, quedé muy satisfecho.

Ahora, si bien no es la opción más nutritiva que hay, no pasará nada si nos damos un gustito así de vez en cuando. Lamentablemente, el inmenso acceso a la información que poseemos las personas en esta época, nos hace pensar que estamos comiendo veneno cuando compramos frituras, o comida chatarra. Y en cierto modo es verdad, no es para nada saludable basar nuestra dieta en pura comida de este tipo y dejando de lado las cosas nutritivas. Pero no sea gil como mucha gente. Repito, darse un gustito asi de vez en cuando o con cierta regularidad y a su vez, teniendo una dieta relativamente sana, no ocurrirá nada malo. Hay casos, todos los organismos asimilan la comida de forma distinta, pero cada uno se conoce, y sabe qué y como comer.

IMG_20140528_093457

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s