Lo malo de los juegos de mesa.


Si bien me considero un ludópata crónico y sin remedio, hay que ser objetivos: no todo es color de rosa y siempre habrán detalles que por mucho que nos guste algo, logran incluso desanimarnos y buscar otros rumbos. Pero claro, si algo te gusta de verdad, tienes que aceptarlo con sus virtudes y desventajas. 

Ahora último, me he dedicado más a jugar estas maravillas y con ello, más notorias han sido estas desventajas, que las enumeraré a continuación:

  • Gente: en general, los juegos de mesa están enfocados en un público familiar, o por lo menos de cierta edad en adelante. Sin embargo, hay una gran cantidad de juegos que van un poco más allá y tienen un público un poco más específico. No es lo mismo decirle a tus padres y hermanos “juguemos una partida de Monopoly”, que “juguemos una partida de Pilares de la Tierra, en donde debemos administrar recursos para que nuestros artesanos los conviertan en puntos de victoria!”.
  • Tiempo: si el punto anterior no es problema para ti, porque tu círculo de amigos disfrutan tanto como tu de una partida de estos juegos, el universo nuevamente quiere acabar con tus planes complicando más las cosas. El tiempo es una de las mayores complicaciones que he tenido para realizar reuniones con mis amigos. Unos no pueden tal día, otros si pero solo un rato porque tienen otros compromisos. Pero claro! el fin de semana es ideal, incluso juntarse el viernes en la noche para amanecer jugando! Pero no, no falta el que trabaja los fines de semana (ese es mi caso).
  • Totalmente presenciales: si no están todos en el mismo lugar, simplemente no se puede jugar. Si bien hay muchos juegos de mesa “digitalizados”, que han sido lanzadas para distintas plataformas y poder jugar On line, debo decir que no es lo mismo. Créanme, no es lo mismo ganar una partida de la versión de Risk para Xbox que conquistar el mundo y asesinar a sangre fría a los soldados enemigos y ver la cara de frustración de los oponentes al hacerse con la victoria.
  • Alto costo: en general, los juegos tradicionales no son muy caros. En Chile, se puede encontrar el Monopoly, en casi cualquier multitienda, a más o menos $12990, mientras que en Amazon, está al botadísimo precio de US$ 7.99. Sin embargo, los juegos no tan tradicionales, como los que trae Devir, por ejemplo, pueden variar entre los $20000, hasta los $80000 fácilmente. A veces (o la mayoría del tiempo en mi caso), el dinero no abunda y hay que elegir muy bien qué juego adquirir, o si adquirir uno o esperar al siguiente mes 😦
  • Reemplazo de piezas: uno por lo general, cuando se junta con los 5911380-game-over-shown-by-hammer-with-a-wooden-handle-on-a-broken-wooden-chess-boardamigos a disfrutar una buena partida, se sirve alguna cosita, algún snack para compartir, además del bebestible claro. Imagínense que por la emoción de alguna batalla ganada, algún jugador salta de felicidad y vierte el contenido de un vaso de Coca-Cola sobre el tablero de Game of Thrones Board Game. De inmediato la batalla se traspasa a la realidad y comienza a correr sangre real del que cometió el error. No, mal ejemplo. Imaginemos que el vaso se derrama en unas fichas, que tienen el simbolo de una casa de Westeros. No tiene más de 3 cm de diámetros y son de cartón, por lo que no debe ser muy caro reponerlas. Ahora la pregunta es, ¿dónde podré comprarlas? Más de US$ 1 no deberían costar. La respuesta a la pregunta es: COMPRANDO OTRO JUEGO! y digamos que este jueguito cuesta la módica suma de $49990. Lamentablemente, el que se destruya una pieza, ficha, tarjeta o lo que sea, hace el tablero casi “injugable” y en general, reponer dichas piezas es imposible, simplemente porque no las venden en ninguna parte.
  • Espacio: si no tienes una buena mesa, amplia y bien iluminada, la experiencia de juego baja notablemente. Que terrible es que no haya el espacio suficiente para dejar fichas o tarjetas, o que no puedas estar cómodamente apoyando en la mesa porque con suerte cabe el tablero.
  • Complejidad de reglas: si bien lo considero una desventaja, es algo con lo que hay que aprender a vivir. Hay juegos “simples” que son bastante entretenidos, pero por lo general, la simplicidad, no ofrece nada nuevo a la hora de jugar nuevamente. Ahora, para disfrutar al máximo una partida hay que saberse bien las reglas y esto no es posible simplemente leyendo el manual. Hay que jugar, y no una o dos veces, si no que 4 o 5 dependiendo de la complejidad. Además, hay que tomar en cuenta que por lo general no siempre se juega con la misma gente, casi siempre hay alguien que recién está empezando a jugar.

Creo que las desventajas más terribles, son las dos primeras. Es muy frustrante gastar una suma considerable de dinero en algún buen juego y con suerte poder disfrutarlo una vez al mes, porque si, es muy complicado encontrar una hora y lugar para poder reunirse idealmente todos. El precio también es una desventaja bastante importante, pero lo bueno es que hay mucha variedad de juegos para elegir, y muchos a precios muy accesibles. Sin embargo, todo, absolutamente todo esto se olvida cuando estás sentado en una mesa pensando qué harás en tu siguiente turno para poder acabar con tus oponentes.

tumblr_inline_ms48rlGgCp1qz4rgp

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s