Ir al cine, un lujo.


Hace unas semanas, y también hace pocos días, fui a Cinemark, a ver World War Z y Pacific Rim. Subjetiva mente hablando, la primera fue entretenida, una película “promedio” y la segunda, me mantuvo todo el rato pegado a la pantalla, hizo que los 130 minutos que duró pasaran volando. En fin.

Como siempre que voy al cine, me gusta comer pop corn y obviamente me dirigí a la confitería a comprar, ya que amparados en no se que chucha de ley, no se puede ingresar a las salas de cine con alimentos adquiridos en otro local. Me parece obvio, ya que deben cuidar su negocio. O si acaso usted tuviera un local de Burguer King le gustaría que entren personas con cuartos de libra y utilicen sus mesas?

3 lucas cuesta un pop corn “grande”. Lo pedí Y EL MISMO TIPO QUE RECIBIÓ LA PLATA, puso sus malditas manos en ese mar de palomitas para llenar la bolsa, que parecía envase de pañuelos desechables por lo pequeño que era. Más encima, el pelotudo se da el gusto de ofrecerme si quiero agregar una bebida. Lo pensé, hasta que vi cuanto salía EL VASO de bebida: $1900. D:

A ver. Yo de verdad entiendo eso de que hay que cuidar el negocio. Entiendo de que quieran que la gente que entre a las salas de cine compren en sus confiterías, y créanme, que también entiendo que suban un poco el precio de las cosas. Pero lo que no logro entender, es como son tan caras de raja para que un puro vaso de bebida cuesta casi dos lucas! En general, en los restaurantes (prácticamente el único lugar en donde se venden), un vaso de bebida cuesta más o menos $700. En términos generales también lo considero caro ya que con $200 más, puedo comprar una botella de dos litros. Pero así es el negocio. Pero que vengan estos tipos y cobren más del doble de lo que se cobra regularmente me parece insólito. Más encima tienen esas máquinas en dónde conectan una caja donde viene el jarabe y lo mezcla con agua para que salga “bebida”. Todos sabemos que para ahorrar, estos giles ponen más agua de lo que corresponde, para ahorrar más plata, obvio, o acaso esas bebidas saben igual a la que uno compra en botella? No.

Además, el pop corn no es para nada delicioso. En general, la comida rápida carece de

Equipos de proyección de Cinemark, 2013.

Equipos de proyección de Cinemark, 2013.

ese “amor” que la gente le pone a la comida en casa, por ejemplo, y típico que siempre se comparen y por lejos se prefiera la comida del hogar (menos la de McDonald’s, cualquier promo de ahí es más rica que la cazuela de la mamá de bam bam zamorano). Si bien, el pop corn de Cinemark no es maaaaalo, es muy desagradable comer puré de palomitas. Porque eso es lo que dan. Sin mencionar el maíz que no explota en la olla y que solo te das cuenta que está ahí cuando los muerdes y el dolor en los dientes es horrible. Exagerado? ya, puede ser, si en general, donde compres pipocas de maíz  saldrán esas indeseables semillas, pero nunca tanto como ocurre en este cine. Y bueno, para qué repetir el asunto de que los mismos cajeros manejan todos los alimentos que se venden allí, hunden sus manos en las cabritas, ponen las bombillas en los vasos de refresco, etc.

Y cuando nada puede ser peor, te sientas en las butacas para disfrutar del filme, y no faltan los cortes de la imagen o sonido en la mitad de la película, todo esto por los malditos equipos que aún utilizan y que datan del siglo XVIII al parecer. Pero mejor no alego mucho, porque hace un tiempo, aquí en Concepción cambiaron todas la butacas antiguas (que se encontraban desde la inauguración del cine) por unas con un respaldo alto y de ecocuero, cuerina o como se llame. Si bien son cómodas, de todas formas al rato se termina con malestar en la espalda porque el respaldo es completamente recto.

Cineplanet llegó a la región con tecnología de proyección completamente digital y con varias promociones y ventajas que aquí no existían ya que el monopolio muy mal llevado de Cinemark nunca hizo nada para “atraer más público” o “regalonear” a sus clientes. Claro, nunca lo necesitó porque era el único que tenía salas de cine aquí. Ojalá todo comience a cambiar y Cineplanet, por lo menos, respete las mínimas normas de higiene en su confitería.

Tengo claro que si algo no me gusta, no lo hago. Si no me parecen los precios o la forma en como se manejan los alimentos, que no compre y ya. Pero no me parece que porque no se pueda entrar con productos adquiridos en otro lado, Cinemark se de el lujo de establecer los precios de cada cosa que venden a su conveniencia, sin tomar el precio al que se encuentran en lugares similares. Al final, ir al cine sale bastante caro. Y claro, ellos son los que lloran por las cifras de piratería en Chile, porque “pierden mucho”. Tal cual como la industria de la música, tienen que empezar a adaptarse a los tiempos, no pueden hacer como que no existe internet o que hayan otras formas de ver filmes. El estándar del mercado lo define la conducta del público y las empresas tienen que adaptarse a aquello y ofrecer un producto que realmente den ganas de adquirirlo. Pero no, estos tipos juran que estamos en los 80 aun.

Anuncios

2 comentarios en “Ir al cine, un lujo.

  1. Eric Henríquez dijo:

    Me lo paso en el Cine y puta que tienes razón. Pero yo siempre aplico Savory, por luca te venden 2 botellas de bebidas o 3 latas, de ahí entrar al cine es palta, pasa piola entre la cartera de mi polola. Lo del PopCorn mm nunca me ha salido malo, pero claro que los mismos tipos que te reciben la plata te arman la caja y te llenan de maíz, poco higiénico, además tengo que agregar que varias veces proyectan mal la película y como soy cinéfilo, soy el único que se da cuenta (porque si no voy a exigir mis derecho nadie lo hace), he tenido que ir personalmente a reclamar para que el personaje que proyecta deje de dormir y haga su trabajo.
    Hace tiempo pedía otro cine acá en el gran Concepción y afortunadamente llegó otra cadena.
    Apenas apareció fuimos a darnos una vuelta y salimos hasta decepcionados, encontramos que está tan mal ubicada la boletería que ni ganas nos dieron de entrar, luego subimos al ultimo piso donde están las salas y la confitería que nos pareció bastante bien. Finalmente desdimos no entrar (habíamos visto todas las pelis). De momento no puedo juzgar su servicio, los precios andan por ahí, el problema es que no hay descuento Entel en Cineplanet. Pero como primera impresión puedo decir que lo de la boletería me causó rechazo casi inmediato. Lo encontré estrecho y rodeado de olor a fritanga por estar en el patio de comidas, poco práctico y podría estar de lo más bien arriba porque espacio sobra.

    Saludos Rodrigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s